Cosmos and Cosmetic.

Día 28. Trastornos Mentales II.

Posted in Londres by Just Cosmetic on 1 septiembre 2009

La semana pasada me sentí un poco exiliada. Por una parte, lpor a loca de la 402, de la que ya hablaré más adelante, porque no tiene desperdicio y mejor lo dejo para luego. No tenía ganas ningunas de ir al hostel. Y por la otra, por el pesado de la academia de inglés, del que voy a hablar ahora, que hizo que dejase de tener ganas de ir a clase. Pobre, él no tiene la culpa de que yo no soporte a la gente como él.

Gasman -no sé cómo se escribe pero suena así, como el hombre del gas, vamos, el butanero!- es un chico albano de clase, con pinta de trapicheador. Le pones un traje a rayas y le colocas una metralleta en las manos y ya está, ahí tienes un gangster italiano, griego, croata o como lo prefieras. A tu gusto. Él dice que es actor, y me lo creo. Porque siempre tengo con él la sensación de que está haciendo un papel. En este caso, el papel de educado y humilde chico albano que intenta aprender inglésy que quiere ser actor. Sea como sea, me incomoda. Aunque también me hace sentir culpable, porque igual es tan buena persona como él quiere hacernos creer. Así que, sea com fuere, no me gusta su compañía. Sin embargo, a Gasman parece gustarle la mía, y por eso ya no disfruto de ir a la academia, porque en cualquier momento puedo encontrármelo y tener que soportar su presencia e incluso su conversación. Es que no puedo con él, no puedo.

Y luego también tuve que huir, como ya he dicho, de la loca. Cuando el otro día, el día del último post, entré en la habitación a dejar el portátil, me la encontré en tetas, hablando para si misma. Luego se metió en el baño, mientras yo permanecía en el cuarto, y entonces ya pudo poner su tono normal, el de loca, hablando atropelladamente y diciendo “she” todo el rato, que era lo único que yo podía entender. Y yo muerta de miedo pensando: ¿se referirá a mí? ¿estará enfadada porque la he visto en tetas? Ay, madre.

Así que luego me iba a la academia y me tocaba sentarme con Gasman, el butanero albano, y conversar con él a partir de unas preguntas que nos teníamos que hacer unos a otros. Y él siempre se metía en temas personales y me explicaba sus tristezas existenciales. Qué horror. Al día siguiente vino con un jerseycito de pico sin camiseta debajo, enseñando todo el pechamen peludo y un collar como de coral. Un asco, terrible.

Y yo sin el francés para consolarme, porque Le Petit Prince vino una semana y nunca más se le vio, que digo yo que igual se subió a una nube de caramelo y partió para su planeta. Qué pena. Suerte que esos días, Valery y yo hicimos migas -nunca mejor dicho, porque nuestra interacción se producía en el intermedio del lunch- con el iraní con cara de buena persona. Se llama Bonzou, que parece nombre de teleñeco, y nos contó cosas sorprendentes sobre su vida. Sobretodo lo de que tuvo una novia quince años mayor que él, divorciada, que le propuso irse a vivir juntos y todo. Y eso que vive en Teherán y él tiene 20 años! ¿Pero qué está pasando con los países árabes? Casi me escandalizo. Al cabo de un par de días me aclaró que todo esto se hace en su país al estilo underground, como las fiestas que montan, que en la última se apuntaron 800 personas, con alcohol y todo, que su amigo organizador se gastó un pastizal. Pero es que Bonzou es ateo y su familia también, ya le he dicho que tenga cuidado, que ya sabemos cómo se las gasta el colega.

A todo esto que la semana pasada me enamoré de tres señores que conocí en la National Portrait Gallery, un lugar que, de por sí, es muy interesante y donde descubrí que la reina Elizabeth I se parecía bastante a mi abuela y que Sir Walter Raleigh era clavadito a mi primo Juan y a mi prima Emma. Bueno, pues los caballeros que me hicieron suspirar fueron el príncipe Rupert, duque de Bavaria, hijo de Elizabeth y Frederick de Bohemia y nieto del rey James I, y sobrino del rey Charles I, que fue aquel depuesto y ejecutado por nuestro odiado Cromwell. En el retrato de la Gallery es clavadito al pedorro de Orlando Bloom pero con más clase. Según ponía en la etiqueta era un “keen scientist, inspiring commander in Civil War (against Cromwell y sus sucios parlamentaristas!), early mezzotint printmaker and skinful tennis player”.🙂

Luego me enamoré de John Wilmot, que se murió el pobre con 33 años (qué pena que me dio al leer las fechas!) y que fue el segundo Earl of Rochester. Éste era “poet and courtier, known by his satirical wit and licentioussness”. Maravilloso, isn’t it? Charles II dismissed him twice a year. Qué dulce. En el retrato aparece un mono con el que juguetea y según el cartelito lo hace por “self-mocking”. Qué chico más divertido.

Por último, descubrí a Charles Waterton, que con 34 años se fue a recorrer el mundo y se estuvo 8 años de viaje,  y después volvió a England y se pasó los 40 años restantes creando un santuario de pájaros en su mansión. En el retrato, aparece con un pajarillo aferrado a su dedo y la cabeza de un gato de pisapapeles. Claro que sí, un hombre de principios!

Y ahora voy a explicar el final de la historia de la loca. Resulta que después de tres días ya no podíamos más, y pedimos que nos cambiaran de habitación. La loca se quedó sola pero eso fue todavía peor. Sin gente a su alrededor, dejó de controlarse y se pasó la noche del viernes al sábado gritando, desde las nueve de la noche hasta las siete de la mañana. Las de la habitación de al lado no pudimos pegar ojo. Ponía distintas voces, movía la litera, hacía ruidos, cambiaba las voces como si fuese distintas personas… decía cosas como “Get out of me!”, “Fuck off and die!” y “Kill them all!”. Realmente daba mucho miedo. Y pena. Pobre chica, debe ser horrible no poder controlar tu cabeza. Al día siguiente hablamos con recepción de nuevo  y yo me fui a dormir a casa de Melisa, la hermana de mi amiga Karol, porque necesitaba descansar un poco. El domingo, cuando volví al hostel, ya se había ido. Y me dijeron que no la van a dejar hacer bookings. Así que no sé qué ha sido de ella. Yo creo que deberían haber llamado a algún Mental Health Centre para que alguien se hiciese cargo de la situación. Por su propio bien. No está bien que vaya dando tumbos por ahí sin que nadie si preocupe. Podría estar medicada y bien, joder. No sé, es lo que yo pienso.

p. d. Un rincón muy bonico que descubrí el otro día, husmeando por Regent’s Canal.

Y no explico nada más porque realmente tengo que dedicarme a otras cosas. Mañana viene mi amiga Carme, alias “la Abuela”, con su novio J. A. alias “el Ceporro”. Qué ganas tengo de verles!!!!

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. marc said, on 3 septiembre 2009 at 11:46 PM

    Vaya peligro la loca… ‘mucha fuerza! ‘Besos de Barcelona!

  2. Just Cosmetic said, on 4 septiembre 2009 at 1:58 AM

    Marc! Qué fuerte que estés en Barna! No se te hace raro, después de un año?
    Yo vuelvo el lunes!

  3. Florecito said, on 4 septiembre 2009 at 8:49 PM

    Bueno, bueno. Qué personajes te acompañan. Si hasta puedes dibujar un cómic. Pobrecica la loca. Pues sí que estaba loca, no era broma. Seguro que era inofensiva…
    Ay, y no te fíes del butanero albanés. Una bombona de butano es una arma en potencia.
    Qué te parece mi nuevo apodo? Si, si. Como lo lees. La serbia me lo puso y ha causado sensación. Me he acostumbrado y ya me parece hasta gracioso. Ya te enseñaré cositas, que te va a parecer adorable.

  4. Just Cosmetic said, on 5 septiembre 2009 at 9:05 AM

    Love is in the air… na na na na na na ná!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: