Cosmos and Cosmetic.

Día 5. Signos de actividad en amígdala y límbico.

Posted in Londres by Just Cosmetic on 11 agosto 2009

Supongo que comienzo a habituarme a estar aquí, porque ya empiezo a tener sueño. Quiero decir que son las tres y media de la tarde y me echaría una siesta ya mismo, pero estoy en la escuela de inglés y tengo que contener las ganas de tirarme en el sofá de cuero que me mira, provocador, a cuatro metros de mi ordenador.  Hasta hoy, he dormido poco y ni me he dado cuenta. Por la emoción que provoca todo lo  nuevo.  Pero esto no podía ser eterno, si no me daría una epilepsia, me imagino, de tanto tener los ojos abiertos y alerta.

La escuela de inglés me gusta bastante, me dan de comer por muy poco precio y la profesora de mi curso, Sarah, es simpática y hace las clases bastante amenas. Esto está lleno de chicos árabes y chicas sudamericanas, y asiáticos con sexo indefinido. Y poco más tengo que decir sobre la academia. Que tiene un jardín trasero y wifi, y que programa excursiones de pasar el día fuera el fin de semana que creo que voy a aprovechar. Ah, y que algunas chicas de mi clase tienen la irritante afición de petarse los huesos de los dedos de la mano, costumbre que no soporto.

Ayer me pasé la tarde visitando el lujoso barrio de Mayfair y luego el Soho, que no tiene desperdicio con su desfile continuado de gays de todo pelaje. Me senté en una terraza de una cafetería de Old Compton St a ver la gente pasar. Y dos calles más allá estaba Greek St, donde vivió Oscar Wilde un tiempo. Curiosamente, por la mañana Sarah nos había mandado leer “The Happy Prince”, así que en la terracita me puse con ello, y acabé llorando y disimulando la cara dentro de un mapa. No se puede ser más idiota. Esta mañana ella ha colgado una foto de Wilde, precisamente la que tengo enmarcada en la pared de mi cama, en Barcelona, y me he vuelto a emocionar. Debe ser el cansancio saliéndome por los ojos. Cené en Camden Town, con Carla, la chica argentina, y nos tomamos una cerveza en un pub de por allí. Después volvimos al hostel, comprobamos que los chicos españoles estaban todos en sus camas -no fuera que se nos hubiese perdido alguno- y nos fuimos a dormir.

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. I wanna be somebody´s else bitch said, on 26 agosto 2009 at 4:04 AM

    Qué cuadro. Ya te imagino llorando a moco tendido.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: