Cosmos and Cosmetic.

Día 3. Sketches sobre fauna y flora.

Posted in Londres by Just Cosmetic on 10 agosto 2009

Ayer decidí visitar el Museo de Londres, ya que la City y sus recovecos antidiluvianos me habían fascinado el día anterior. Lo primero que gusta de este museo son las fotografías artísticas de Tom Hunter, en que los modelos son algunos trabajadores del lugar, desde la señora de la limpieza al director, todos vestidos con ropas de distintas épocas y en escenarios bastante chocantes. Pensé: “Esto pinta bien”, pero me equivoqué. Estas fotos no sólo son la mejor carta de presentación, sino que son lo mejor del museo, directamente, porque el resto es bastante decepcionante. Me imagino la junta directiva, con sus miembros tirándose de los pelos: “No tenemos casi restos romanos ni medievales ni isabelinos. Dios Santo. ¿Y ahora qué vamos a hacer? ¿Cómo vamos a atraer a los turistas? ¿Cómo podemos competir con el British Museum o la Torre de Londres?” Alguna mente iluminada tuvo una idea: “Pues hacemos un calendario en que salgamos desnudos. Esto ya ha funcionado antes.” Silencio en la sala. Supongo que era una idea demasiado transgresora, así que, como sucedáneo, se les ocurrió lo de las fotos vestidos de época. Y ahí están, en el vestíbulo, todos muy dignos aunque yo sé que por dentro están implorando nuestra atención, como los cachorros de perro.

La verdad es que el patrimonio del museo es escaso; yo no puedo dejar de compararlo con el estupendo Museu d’Història que tenemos en Barcelona.  Y luego el museo tiene otra cosa curiosa, que es que sólo abarca hasta 1666, lo cual merece un rápido levantamiento de cejas. ¿Es que acaso las llamas del Gran Incendio consumieron las ansias museísticas de los londinenses? Pues anda que no han pasado cosas en la ciudad desde entonces… y ni siquiera se toman la molestia de explicarte por qué no hay más salas dedicadas al periodo 1666-2009. Todo un misterio.

Lo único que me llamó la atención, aparte de las fotos de los empleados, fue una máscara mortuoria del careto de Oliver Cromwell. Y aquí entramos en un terreno espinoso. Cromwell mandó ahorcar al rey Charles I y fue loado por todos, ya que prometía democracia y participación de la gente del pueblo -esto es un decir, claro- en las cuestiones del Estado y esas cosas por las que se pirraban todos en aquella época. No hay más que ver el pastelazo que montaron los franceses en 1789. La cuestión es que Cromwell acabó haciéndose con el poder y -mira tú qué original- acabó siendo tan cabrón y señoritingo como su predecesor real. Así que, al morir, se hicieron fiestas y festejos y, al cabo de dos años de su salida de este perro mundo, abrieron su ataud, le cortaron la cabeza y la exhibieron en lo alto de un palo por las calles de la ciudad, para alborozo de todos, desde los más tiernos infantes a los viejos pellejos. Y volvió Charles II -creo, tampoco me hagáis mucho caso, ya digo que el museo éste no logró despertar mi curiosidad- y todos le hicieron la ola. Entonces, ¿cuál es el misterio? Pues el misterio se encuentra entre las líneas de una bonita canción de Morrisey, unas líneas que dicen así:

I’ve been dreaming of a time when

the English are sick to death of Labor

and Tories

and spit upon the name Oliver Cromwell

and denounce this royal line that still salute him

ans will salute him forever.

¿Qué nos quiere decir Morrisey con esto? ¿No se suponía que Cromwell estaba en contra de la monarquía? ¿Entonces por qué la línea real actual le saluda? ¿Y por qué Morrisey quiere escupir en su tumba? ¿Es que es fan de Charles I? ¿O quizás es que Morrisey hizo campana y se fumó unos porritos en el parque de atrás del cole aquel día de clase de historia que hablaban de todo esto? ¿Tan mala es la educación británica que da lugar a estos patéticos malentendidos en señores cincuentones? En fin, yo no entiendo nada. Ivan, tú que te aburres en el trabajo, ¿por qué no me miras esto? De verdad que vivo en un sinvivir.

Al ladito del Museo de Londres está el Barbican Centre, así que aproveché para acercarme a ver qué tal estaba. Marc, el de la vuelta al mundo de los 25, ya me lo había recomendado. A mí me encantó. Me recordó el tip-top, un bloque de pisos enormes de color blanco, con jardines escalonados en su interior, en el barrio donde pasé mi infancia y adolescencia. Sólo se podía jugar dentro si vivías en esos pisos, pero afortunadamente una amiga de mis hermanas tenía la gran suerte de ser de allí, así que entrábamos, lo cual siempre era emocionante. Muchas noches soñaba con una versión mucho más grande y alucinada del tip-top. Y eso es exactamente lo que encontré ayer en el Barbican. Cuando vi el estanque central, con sus fuentes, sus nenúfares y sus patos, no pude dejar de lanzar un gritito ahogado. Por dentro, el Barbican está lleno de pasillos enmoquetados y corredores transparentes de paredes y techos curvados de plástico, zonas ajardinadas bajo cúpulas y rincones escondidos. Es como una ciudad lunar caída en la Tierra. Y además es enorme, incluyendo centro de conferencias, teatro, tres cines, bar con terraza que da a l lago, y una sala de exposiciones. Como fue construído todo a lo largo de los años setenta, tiene esta apariencia futurista cutre, tan clásica de El Dormilón, 2001: Odisea en el espacio y La naranja mecánica. Este tipo de diseño tiene también su parte oscura. Aunque atractivo, también da un poco de miedo. Mi sueño infantil, a medida que iba pasando pasillos en silencio -es lo que tiene la moqueta, que no hace ruido- un domingo por la tarde, e iba encontrado cada vez menos gente por ahí, se tornó un poco en pesadilla. De repente, no sabía dónde estaba y no se veía un alma alrededor. Las puertas se abrían automáticamente a mi paso, lo cual siempre resulta inquietante, como si un psicópata te estuviese mirando por una cámara de seguridad  y te señalara el camino hacia él. Cuánto daño ha hecho el imaginario cinematográfico en los que crecimos en los ochenta. Total, que en esas que de repente apareció, por un lateral, una chica con la misma cara de desconcierto que debía tener yo en ese momento… y, sin dudar ni un instante, le dije en español: “Creo que se sale por aquí…” mientras señalaba por un dedo el pasillo de donde yo venía. Y así conocí a Miryam. Probablemente quedemos un día de éstos para hacer una cerveza, por lo del calor humano al final del día. A ella también le pasa que le gusta hacer las cosas “on her own”, quizás por eso nos encontramos en un lugar casi abandonado un domingo por la tarde del mes de agosto.

Después, mientras intentaba llegar al río abriéndome paso entre los edificios de oficinas vacíos de la City, me encontré un remanso de paz lleno de plantas de lavanda: el Cleary Garden. Es un pequeño parque, en realidad minúsculo, perfectamente cuidado. Descubrí en él dos placas. Una conmemoraba el 1º premio en el London Garden Squares Competition del 2007, en la categoría de Small Public Garden Squares. Bien por Cleary Garden. Pero la otra conmemoraba el 2º premio al año siguiente. Le han arrebatado el liderazgo! Espero que lo recupere en el 2009. Seguro que los responsables hacen lo posible para lograr su objetivo. Los ingleses son así. Al fondo del parque, un poco escondida, hay una tercera placa, dedicaba al enigmático Fred Cleary (1905-1984): “Tireless in his wish to increase open space in the city”. Me flipa toda esta dedicación al detalle, me flipa y me admira. El Cleary Garden es un monumento al valor de las cosas pequeñas. Hay lavanda, jazmineros y comedores de pájaros supermodernos, y un pequeño cuadrado de césped perfectamente cuidado que no pisaría por nada del mundo.

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. marc said, on 10 agosto 2009 at 3:31 PM

    Viva Morrisey! Un abrazo!!

  2. Just Cosmetic said, on 10 agosto 2009 at 4:18 PM

    Buenas noches y hasta mañana!

  3. wywóz gruzu trójmiasto said, on 9 abril 2013 at 8:35 PM

    What you typed made a great deal of sense. However, think about this, suppose you were to write a killer headline? I am not saying your content isn’t solid, however what if you added a title that makes people desire more? I mean Día 3. Sketches sobre fauna y flora. | Cosmos and Cosmetic. is kinda boring. You ought to look at Yahoo’s home page and note how they create post headlines to grab people interested. You might try adding a video or a related picture or two to get people interested about everything’ve written. Just my opinion, it would make your blog a little livelier.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: