Cosmos and Cosmetic.

Día 1. Cambio climático.

Posted in Londres by Just Cosmetic on 8 agosto 2009

Ayer por la tarde llegué a Londres. Nada más que por el gesto de ponerme mi cazadora de piel nada más aterrizar ya ha valido la pena el viaje. Una hora y media después, andando torpemente cargada con la maleta y la bolsa puma verde por Bayswater Road en busca y captura de mi hostel, no me quedó más remedio que quitármela de nuevo, con todo el dolor de mi corazón y tras aguantar estoicamente el paseíto de Marble Arch a Lancaster Gate. Eso sí, nada más recuperar la compostura y dejar las cosas en mi habitación me la volví a poner mientras sonreía por dentro, como si me estuviera vengando de alguien. Supongo que de Barcelona y la tragedia climática del último mes. A las doce y media de la noche, de vuelta de ver emborracharse a los londinenses en el Soho, tenía frío incluso con la cremallera de la cazadora subida. La felicidad es esto, que lo sepáis.

Sin embargo, no sólo de frío vive el hombre. Como decía no sé quién -un barbudo griego, imagino- resulta que la virtud se encuentra en el equilibrio. Así que necesitamos, también, un poco de calor. Calor humano, se entiende. De ése  aquí no hay mucho, de momento. Toda la gente que me he encontrado en esta ciudad me ha tratado a resoplidos. A una china de un mostrador a la que pregunté sobre las tarifas de transporte casi  se le ponen ojos de occidental del cabreo que pilló porque no la entendía. Pero, bueno, al final logré comprarme el bono mensual, la Oyster Card,que me proporcionó una inmediata oleada de felicidad y, mejor todavía, una poderosa sensación de control sobre mi destino. Las tarjetas de transporte de unlimited rides tienen poderes sobrenaturales, a mí siempre me lo ha parecido. Y ya, con ese subidón de libertad, me lancé a llevar a cabo la actividad que más me gusta en el mundo: coger autobuses y comprobar que los lugares están donde dicen los mapas. Qué gran profesión no inventada. A mí de mayor me hubiese gustado ser Comprobadora de Rutas. Mis objetivos ayer, mientras anochecía,  fueron Bloomsbury y el Soho.

A Bloomsbury fui por una pedantería cultureta de las mías, por Virginia Woolf y esas cosas. Centro intelectual y académico de la ciudad y bla bla bla… ya sabéis, toda esa mierda. Pero ya era de noche y no vi gran cosa, sólo calles formadas por un ejército de delicadas y perfectas casitas con pinta de contener toneladas de pensamiento profundo y atormentado provocado por el irreparable vacío de la existencia (como decía Leo diCaprio en Revolutionary Road). Me senté en Bedford Square y me comí un plátano y una manzana. Tendré que pasarme un día lectivo por la mañana, a ver qué se cuece. Supongo que espero encontrarme con el fantasma de la Woolf, o el de Bertrand Russell, o el de Darwin o cualquiera de los que habitaron alguna vez una de aquellas casas.

Vagando por ahí, me encontré sin quererlo en la parte trasera del British Museum, del que surgía una luz que permitía intuir las enormes dimensiones de sus maravillosas salas. Qué ganas tengo de pasearme por las tardes por allí, sólo para pasar el rato.  Bordeé el edificio y me dirigí al Soho, pasando por un callejón llamado Hanway St. a donde desembocan las puertas traseras de un par de restaurantes, de manera que allí descansan fumándose un cigarrillo sus camareros. Curiosamente, el segundo de estos locales era un restaurante español que tenía el sugerente nombre de Costa Dorada -no podían haber elegido una costa un poco más digna- y que incluía, como no podía ser de otra manera, un tablao flamenco. Un poco más adelante, en el mismo Hanway St., me encontré con un bar de tapas, o eso ponía en su cartel, sobre una enorme bandera española, lleno de anglosajones encamisados y rubias orondas y entaconadas escuchando Morrisey, como tiene que ser. Y después llegué al Soho y observé durante largo rato a la gente en la calle, bebiendo, como si estuviese en la calle del Vips de Calafell. Aunque ellos son más civilizados, o quizás es que era todavía pronto -yo estuve allí de las diez a las doce de la noche- y todavía no se habrían desmadrado. Una chica argentina pasó con una cámara de hacer fotos por Carlisle St.

Digo lo de la chica porque resultó que después me la encontré en mi zulo en el hostel, que es que duerme en la litera de abajo de la mía. Aunque, para casualidades, la del chico que duerme en la tercera litera de la otra fila, justo a mi izquierda, que es de Barcelona y periodista, como yo. En realidad, tampoco debería extrañarme tanto. Londres está llena de españoles. Ya digo que los tengo hasta en mi habitación. Ayer por la noche, cuando entré en el cuarto, alguien se duchaba en el baño. Piqué a la puerta y se escuchó un familiar: Ocupado! Al final resultó que no eran uno sino tres, tres españoles en la habitación, quiero decir, pero la verdad es que son agradables y no van con esa idea de que, por el hecho de proceder del mismo país -cosa que, por otra parte, no hemos elegido, o al menos a mí no me preguntaron antes de nacer- tenemos que formar una piña cuando nos encontramos por estos mundos de Dior, como si fuésemos los nietos de Paco Martínez Soria. Más bien al contrario, nos juntamos la argentina y los cuatro españoles -me incluyo- y nos reimos un rato criticando distintas nacionalidades, las nuestras y las de los demás. Ya se sabe que no hay nada que una más que las fobias compartidas. El único que faltaba en la habitación -hay seis camas- es un iraní que resulta que persigue a la pobre argentina y le dice cosas como que tiene unos ojos preciosos y que se va a poner celoso si habla con no sé quién. Yo ya la advertí de que éstos de Oriente Medio son vírgenes, se matan a pajas, la tienen pequeña y buscan esposa. No hay nada que me guste más que un tópico sin ningún fundamento. Estoy impaciente por ver al iraní. Ya me he inventado mi culebrón particular con estos dos. Y así, en la oscuridad de mi zulo, encontré un poco de calor humano, el justo y necesario para dormirme contenta y en paz con el mundo, nunca mejor dicho.

Esta mañana he comprobado que el desayuno del hostel es un asco. Luego me he venido al bar a conectarme a Internet y hablar con mi madre vía Skype, y ha aparecido el periodista catalán, con un señor mayor y bajito. Ambos me han saludado y Marc, que así se llama el muchacho, ha venido a  mi mesa. ¿Quién es ese señor? ¿Tu padre? le digo yo, de guasa. Y resulta que sí. Han venido sus progenitores y su hermano a verle, y están en el hostel, pero en la sección hotel, que también la hay. Eso sí, tienen que desayunar la misma mierda que nosotros. Pobres, a sus edades y teniendo que calentarse las tostadas. Lo que se hace por los hijos.

Marc me ha estado explicando muchas cosas interesantes sobre su libro, como Paco Umbral pero sin bufanda. Ah, ¿es que no lo he dicho? Está escribiendo un libro a partir de una idea estupenda: entrevistas a 25 personas de 25 años de 25 lugares del mundo. Se ha ido un año a dar la vuelta al planeta para llevar a cabo su plan. Ya le falta poco, en septiembre vuelve a Barcelona. Él también tiene 25 años. Yo creo que es una idea estupenda. Ésta es su web.

Y ahora me voy a visitar el National History Museum, para imaginarme la época de los grandes descubrimientos del siglo XIX y todas esas cosas que me entusiasman porque me recuerdan las películas del sábado por la tarde basadas en las novelas de Julio Verne. Si es que al final, no somos más que lo que fuimos de pequeños. Ahí dejo la reflexión pseudoprofunda del día.

26 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. equisy said, on 8 agosto 2009 at 3:22 AM

    ¡Me ha encantado el relato! Y cómo te entiendo con lo del clima. Yo soy igual😉

  2. Presbiteriano said, on 8 agosto 2009 at 4:31 AM

    Bueno, veo que ha habido un buen primer contacto. Envíate un poquito de frio, aunque sea en caja, e-mail, como sea. Y ya me lo decía mi padre, Robocop (ya sabes de qué hablo), nunca te fies de un inglés o un francés (vuelcacamiones y hooligans respectivamente). Disfruta del desayuno tanto como yo disfruto de mi trabajo.
    Besitos

  3. Just Cosmetic said, on 9 agosto 2009 at 1:23 AM

    Señor Equisy, qué alegrón tenerle por aquí!! Cuánto tiempo!! Un abrazo, carmele.
    Presbiteriano, pero qué es esta mierda de nick que te has buscao? Viene del lesbiteriano que comentábamos el otro día? Era contigo, no? Mi mente is a mess. Lo del frío es como en la serie Fama (que tú ya no pillaste, criatura), que hay que sudar para conseguirlo, aunque sea una paradoja. Y sí, te aseguro que yo disfruto tanto mi desayuno como tú tu trabajo. Un abrazo grande, nene.

  4. Abstemio en ciernes said, on 9 agosto 2009 at 2:33 AM

    Pues mira. He decidido cambiar de nick cada vez, ya que no puedo usar nombre artístico en la vida real… Además, así parece que te escribe un montón de gente distinta.
    Estoy aquí, más aburrido que una ostra. Fascinado con un ambientador que han puesto, de ésos que de vez en cuando suelta un chorrazo sin avisar. Huele muy mal y me ha dado un susto de muerte esta mañana (suena como un escape de gas), pero es el no va más en tecnología del hogar. Viva Ambi-Pur (algo así debe ser…).
    Kisses

  5. Just Cosmetic said, on 9 agosto 2009 at 3:30 AM

    ¿Y Esto de Abstemio en ciernes de dónde lo sacas? Ala, que en cuatro días te vas con las gallinas y los tractores y la música de Kusturica. Espero que no me pilles una salmonelosis, al menos. O, peor aún, unas anginas de caballo. Que tú tienes tendencia.

  6. Abstemio en ciernes said, on 9 agosto 2009 at 3:52 AM

    Nada, que ya tengo una edad y decidido volverme sano (pffff). Pero creo que empezaré cuando vuelva, porque me parece que esta gente se bebe hasta el líquido de las baterías. Yo también espero no pillar unas anginas de caballo, porque sadría horrible en las fotos (tienen que ser enormes…). Igual me pillo una gripe, ya decidiré de qué clase. Ahora hay tantas, que es como escoger una mesita en Ikea, un sinvivir vamos.

  7. Abstemio en ciernes said, on 9 agosto 2009 at 4:04 AM

    Madre mía, qué efecto anfetamínico. No te veía ir a tantos sitios a la vez en tan poco tiempo desde… pufff. A ver si la que vas a caer enferma vas a ser tú, con tanta piedra y tanta antiguedad, que eso está todo mohino, que no puede ser bueno!

  8. Just Cosmetic said, on 9 agosto 2009 at 2:44 PM

    Jajaja, cómo me meo con tus comentarios, Abstemio (escrito así, hasta parece un nombre de verdad, como Arsenio o algo así). En sentido figurado, claro. El literal vamos a dejarlo, porque ya sabes que éste es un tema con el que estoy sensibilizada.
    Que me has de mirar una cosita de Oliver Cromwell, pero ahora te lo explico en el siguiente post, criatura del Señor. Del Señor Robocop, claro.

  9. Virus en ciernes said, on 10 agosto 2009 at 3:43 AM

    Pues sí, deduzca usted que tengo un virus intestinal o algo… Mi estómago ruge más que el león de la Goldwin. Hay que joderse, tan cerca de la gloria, y me tiene que pasar ésto. Recemos por sea rápido, indoloro, insípido e incoloro.
    A lo que vamos. Este señor Cromwell es una especie de versión de Bono de U2. Era un libertario y una especie de punk anarka de la época, pero luego el tío también era harto cabronaco. Vamos, que hacías lo que él quería o te metía un guantazo a mano abierta (ya sea físico o metafórico), eso sí, todo con unos tintes muy democráticos (democracia cuando yo lo diga, ya sabes). Así que no creas en las palabras libertario y antimonárquico a pies puntilla…
    Besitos

  10. Just Cosmetic said, on 10 agosto 2009 at 4:18 PM

    Jajajaja… democracia sí, pero cuando a mí me salga de los cojones! Qué gran frase, sí señor.
    Esto que me cuentas de Cromwell ya lo sabía, yo lo que quiero saber es su relación con la monarquía actual!!

  11. Virus en ciernes said, on 10 agosto 2009 at 11:17 PM

    Pues que yo sepa… ninguna. Lo único que puede estar relacionado es que el muchacho libertario se nombró Lord a sí mismo (porque yo lo valgo, y si no preguntalé a mi abuela, que dice que soy el más guapo) y se dio el poder de nombrar caballeros. No he encontrado ninguna relación más…

  12. Just Cosmetic said, on 11 agosto 2009 at 1:30 AM

    Qué chasco!

  13. Wikipedio en ciernes said, on 11 agosto 2009 at 3:13 AM

    Bueno, bueno. Yo que esta respuesta es bastante buena y lógica. Después de toda la que lio Cromwell y lo cabroncete que era y lo harta que se quedó la gente de él, contando que fue quien derrocó la monarquía, hizo que la gente pensara que con los reyes se vivía mejor. Así que sin quererlo, hizo que la gente volviese a querer a la familia real y los perpetuó ahí forever and ever. Por eso lo quieren y aman como a su ojito derecho.

  14. Just Cosmetic said, on 11 agosto 2009 at 6:46 AM

    Anda, pues no había pensado yo esta opción. Qué retorcido y qué real al mismo tiempo. En ambos sentidos.

  15. Ne, hvala said, on 18 agosto 2009 at 3:52 AM

    Buenos dias desde el soleado Sombor. Espana no es el pais del sol anymore. Aqui hace un calor que raja las piedras. Estoy encantasimo con esta mezcla de decadencia comunista y ambiente mediterrameo. Que me siento como en casa, vamos. La gente es maja a mas no poder, se pelean por pagarlo todo y son carinosos y afables y arusados. Ya me he acostumbrado al idioma y a estos cochecicos de la epoca de Tito que hay por todas partes que echan mas humo que el cenicero de un bingo. En fin, te dejo, que vamos a comer paprikas!!! Da!!! Hablamos pronto. A ver si tengo mas tiempo de leerme tus cronicas.
    Ljubac i dobar dan!!!

  16. Que assssco de todo said, on 23 agosto 2009 at 11:27 PM

    Bueno guapa. Ya estoy de vuelta, asqueado como puedes ver. Te veo muy aplicada, con tus cositas, pero muy aplicada. Yo he vuelto encantado del mundo serbio. Una alegría, ya te contaré. Haz el favor de no croquetear en la moqueta, que vete a saber… Con la cantidad de gripes distintas que hay hoy en día, nunca se sabe…

  17. Just Cosmetic said, on 24 agosto 2009 at 12:46 AM

    Ya no croqueteo, estoy en una habitación nueva con moqueta limpia (bueno, menos sucia, pero con eso ya me vale). Así que bien el mundo serbio, eh?…
    !!!¿cuál de las dos te gusta más?!!!🙂
    Y hablando de serbios, has visto a Djordje? Se ha liado con la Antonia? Tell me, please!!
    Un beso, tengo ganas de verte, bandido!

  18. I wanna be somebody´s else bitch said, on 24 agosto 2009 at 2:11 AM

    Que nivelazo. Habitación nueva, cómo te las gastas.
    Pues sí, hubo lío, pero las cosas se complicaron. Todavía no tengo detalles, pero ya te pondré al día.
    Solo te puedo decir que la serbia es encantadora, más dulce que un terrón. Ahí queda eso… jeje.
    Por cierto, cuando vuelves??? Yo también tengo ganas de verte.
    Besos

  19. Just Cosmetic said, on 25 agosto 2009 at 1:02 AM

    Uy, ya me he puesto al día. La Antonia me ha escrito, pobrecita, el mundo es un valle de lágrimas. Y tu qué?

  20. I wanna be somebody´s else bitch said, on 25 agosto 2009 at 1:49 AM

    Yo qué de qué? Pues divinamente. Ya te contaré más extensamente. Que cueando vuelves!!! A ver ya con el misterio…!

  21. Just Cosmetic said, on 25 agosto 2009 at 2:48 PM

    Vuelvo el 7 de septiembre, como la canción de Mecano. Llego como a las diez de la noche o así… me vendrás a buscar en coche?🙂
    Por cierto, que dice mi madre que a ver cuando le miras la torre… que la tienes en tu casa muerta de risa, te acuerdas?

  22. I wanna be somebody´s else bitch said, on 25 agosto 2009 at 10:54 PM

    Pues no sé, ya veremos… No me apetece conducir tanto, y ya sabes que yo normalmente a esa hora ya estoy en la cama.

    Y sí, la torre estará lista cuando vengas, que tengo ya unas ganas de quitármela de encima…

  23. Just Cosmetic said, on 26 agosto 2009 at 1:37 AM

    Y yo a mi madre!!!

  24. I wanna be somebody´s else bitch said, on 26 agosto 2009 at 1:54 AM

    Pues aprende ya a arreglar ordenadores!!! CCC!!!

  25. I wanna be somebody´s else bitch said, on 1 septiembre 2009 at 3:07 AM

    Escribe algo, puerca serracena!!!! Que estoy aquí aburrido y ya no me quedan periódicos por leer.
    Por cierto, mírate ésto. Espero que lo goces tanto como yo…
    http://rutube.ru/tracks/1698519.html?v=29ceea89f66176b055ef6a6a2b692676

    • Just Cosmetic said, on 2 septiembre 2009 at 2:04 PM

      Nene, escríbeme en el último post, no aquí, joder, que me cuesta más verlo!!!!
      Lo de la cuchara muy agónico, podían haberlo hecho en tres minutos, no?
      Entonces… no me vas a venir a recoger al aeropuerto? 😦
      Cría cuervos…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: